Psicologos Ciudad Lineal

Contacto: 91 128 15 16 / 626 051 057 - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Hiperactividad Características y Tratamiento

El verdadero objetivo del tratamiento de un niño que presenta un cuadro de hiperactividad no debe ser hacerlo más o menos “soportable” los días lectivos, sino ayudarle a encontrar su equilibrio para adaptarse a sus circunstancias.

Hiperactividad

Lo que hacemos nosotros, por lo tanto, es diagnosticar el problema y elaborar  el programa de tratamiento más adecuado según la edad del niño y los ámbitos afectados.

 A diferencia de los preparados de acción anfetamínica, la Terapia Psicológica, no tiene efectos secundarios, no produce adicción y nos permite prescribir un tratamiento personalizado que tenga en cuenta el origen del problema y su desarrollo.

 No todos los niños hiperactivos mantienen las mismas características que a continuación se describen pero las dificultades de atención, impulsividad e hiperkinesia son rasgos comunes a la hiperactividad.

 

 

Como CARACTERÍSTICAS de los niños hiperactivos destacamos:

  • DÉFICIT DE ATENCIÓN

Lo que más caracteriza al niño hiperactivo es su falta de atención mantenida. Cualquier estímulo, por pequeño que sea le distrae.

Por este motivo, en casa tienen dificultades para seguir las directrices que se le marcan, para organizarse y parece que no escuchan cuando se les habla.

En el colegio cometen errores por no fijarse.

Con frecuencia saltan de una tarea a otra sin terminarla, ya que evitan situaciones que implican un nivel alto de atención.

  •  IMPULSIVIDAD

Con frecuencia el niño hiperactivo actúa de forma inmediata sin pensar en las consecuencias.

Esto les lleva a hablar de forma excesiva , responder antes de que la otra persona termine, dificultad para esperar su turno, problemas frecuentes con los iguales y desobediencia al adulto.

  •  HIPERKINESIA

Lo más característico de estos niños es la excesiva actividad motora. Siempre están en continuo movimiento, corren, saltan por la calle, nunca quieren ir cogidos de la mano...

Su excesivo movimiento no persigue ningún objetivo ni es apropiado a las circunstancias.

 CONSECUENCIAS en los niños hiperactivos:

  •  PROBLEMAS DE APRENDIZAJE

La mayoría de los niños hiperactivos presentan dificultades en el aprendizaje y por tanto un bajo rendimiento escolar.

Algunos tienen dificultades perceptivas, con lo cual no diferencian bien entre letras y líneas y tienen poca capacidad para estructurar la información que reciben a través de los distintos sentidos.

Las dificultades principales de los niños hiperactivos estriban en la adquisición y el manejo de la lectura, escritura y el cálculo.

A muchos niños hiperactivos les cuesta escribir o dibujar, tienen mala letra y cometen errores de ortografía.

En cálculo, se olvidan de las llevadas y operaciones básicas.

En lectura, omiten palabras, sílabas e incluso renglones, no comprenden lo que leen, pueden identificar las letras pero no saben pronunciarlas correctamente.

Algunos presentan dificultad para memorizar y para generalizar la información adquirida.

  •  PROBLEMAS DE CONDUCTA

Al niño hiperactivo le cuesta seguir las directrices que se le marcan. Como no escucha y no calcula consecuencias, hace lo contrario de lo que se le dice o pide. Está constantemente castigado y recriminado.

Los padres tienen especial dificultad para educarles en adquirir patrones de conducta (hábitos de higiene, cortesía...).

  • ESTABILIDAD EMOCIONAL

Al estar constantemente castigados en casa y el colegio, presentan cambios bruscos de humor, tienen un concepto pobre de sí mismo y no aceptan perder, por lo que no asumen sus propios fracasos, lo que les lleva a utilizar la mentira y la agresividad como defensa.

EVALUACIÓN

La hiperactividad es un trastorno que no es fácil de medir, ya que puede confundirse con otras patologías. La edad crítica es entorno a los seis años. A ésta edad se le exige un comportamiento disciplinado en el colegio y el niño hiperactivo no es siempre capaz de ajustar su conducta a las reglas de la clase, con lo que si a partir de esta edad hay un comportamiento inadecuado conviene que se le evalúe cuanto antes.

El diagnóstico del niño hiperactivo obliga a una valoración rigurosa de los distintos contextos (colegio, hogar, etc) y por los diversos responsables (padres, profesores,etc), que se relacionan con él, así como del niño.

TRATAMIENTO

En la actualidad, podemos disponer de dos modalidades para ayudar al niño: la farmacológica y la psicológica, las cuales no son incompatibles:

  • TERAPIA FARMACOLÓGICA

El principal fármaco que se utiliza es el METILFENIDATO. Esta sustancia química se comercializa con distintos nombres en diferentes países.

Sus efectos inmediatos son un aumento de la capacidad de atención y concentración y una reducción de la hiperactividad y la movilidad del niño, Sin embargo dichos efectos duran poco tiempo: se elimina por la orina en unas cuantas horas y, es preciso volver a tomar otra pastilla.

Como efectos secundarios se produce en algunos casos una falta de apetito e incapacidad para conciliar el sueño, entre otros.

Los medicamentos que se utilizan con estos niños, pueden servir de ayuda  si hay una afectación grave y mientras se combinen con Terapia Psicológica para que aprenda a regular su conducta por sí mismos.

  •  TERAPIA PSICOLÓGICA

Se aconseja la Terapia Psicológica como forma prioritaria de intervención con niños hiperactivos y sólo en el caso de máxima necesidad, aunar los dos tipos de terapia (Farmacológica y Psicológica) hasta conseguir una respuesta favorable.

La vida puede ser difícil para niños con el trastorno de déficit de atención. Ellos son los que a menudo tienen problemas en la escuela, no pueden terminar un juego y pierden amistades. Pueden pasar horas haciendo deberes, luchando para concentrarse en la tarea y luego olvidarse de llevarla a la escuela.

No es fácil hacer frente a estas frustraciones día tras día. Algunos niños liberan su frustración actuando de manera contraria, iniciando peleas o destruyendo objetos. Algunos vuelcan su malestar en dolencias del cuerpo, tal como el niño que tiene dolor de estómago todos los días antes de la escuela.

Es especialmente difícil ser el padre de un niño con actividad descontrolada, desordenado, que coge rabietas, no escucha y no sigue instrucciones. Los padres a menudo se sienten impotentes. Una vez que se diagnostica y el niño hiperactivo recibe tratamiento, la perturbación emocional dentro de la familia comienza a desvanecerse.

La Terapia Psicológica se centra en los problemas  del niño para darles respuesta y asesorará a los padres para que aprendan a interactuar con su hijo de forma más productiva.

Home Hiperactividad Características y Tratamiento

Contacta con nosotros

Teléfono:  91 128 15 16
Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Síguenos en