Psicologos Ciudad Lineal

Contacto: 91 128 15 16 / 626 051 057 - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

¡El ser humano ha aprendido a dominar la naturaleza mucho antes de haber aprendido a dominarse a sí mismo!

Conflicto en pareja

Es de esperar que a lo largo de la convivencia en la pareja surjan conflictos. Estos problemas no son negativos en si mismos, lo negativo es no saberlos manejar adecuadamente. Existen muchas formas erróneas de abordar los conflictos en la pareja.


Por ejemplo, hay personas que para evitar un enfrentamiento siempre ceden y nunca comunican a su pareja aspectos que le disgustan. Otras personas, discuten de forma constante para quedar por encima de su pareja, no para resolver los problemas. Otros, no comunican claramente lo que desean, utilizan formas indirectas de castigo a la pareja porque esperan que adivine sus necesidades. Otros culpan a la pareja de todos los problemas de la relación...

Todas estas formas de afrontar lo que no nos gusta de la relación, lejos de ayudarnos a que no siga ocurriendo, lo perpetua y progresivamente distancia a la pareja. El que no comunica lo que piensa se siente incomprendido y nunca consigue lo que desea porque el otro miembro no sabe lo que necesita. El que discute constantemente para tener razón hace que su pareja evite el diálogo, pues sabe que sólo le va a llevar a disputas sin sentido. El que espera que el otro adivine se siente continuamente frustrado, pues su pareja como era de esperar, no conoce sus problemas.

Dado que los conflictos son inevitables, lo necesario es aprender a afrontarlos de la forma adecuada. Esta habilidad, efectivamente se aprende, no se nace con ella.

Es complicado que se aprenda a discutir adecuadamente en los entornos de los que suele venir cada miembro de la pareja, ya que en la familia, colegio, trabajo, etc. no se suele poder practicar la negociación al nivel que se necesita en una relación, en la que las emociones son muy fuertes y las dos personas están en un plano de igualdad. Sin embargo es lo que se espera de la relación, pero cuando nunca se ha hecho antes, difícilmente va a surgir de una forma espontánea. Todo lo contrario, se perpetuarán los modelos erróneos aprendidos con anterioridad.

A continuación exponemos algunas pautas imprescindibles para que los conflictos puedan resolverse sin coste para la relación, las cuales evidentemente no pretender ser exhaustivas:

- Las discusiones son siempre para expresar opiniones personales y resolver problemas, no para atacar al otro. Como no estamos en guerra, ni nuestras formas ni nuestras palabras deben ser agresivas.

- La empatía es fundamental, es decir, ponerse en el lugar del otro para poder entender mejor su opinión. Ser tolerantes. Todas las opiniones y opciones son respetables.

- No irse de un tema a otro, hay que hablar del tema que queríamos tratar en cuestión y no de los temas pasados.

- Intentar buscar una solución al conflicto en la que ambos se comprometan, pues ese es el objetivo real de la conversación. Cuando se discute se hace para solucionar, llegar a acuerdos y expresar opiniones, no para enemistarse con quien queremos o humillarle.

Estas pautas aunque parecen sencillas, cuando la pareja está en disputa perpetua durante mucho tiempo, son muy difíciles de seguir sin asesoramiento profesional. Es importante poner todo el esfuerzo posible por parte de ambos y reconocer cuando hace falta ayuda antes de que sea tarde.

Lenguaje

Home Demo Contents Conflicto en pareja

Contacta con nosotros

Teléfono:  91 128 15 16
Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Síguenos en